21 oct. 2010

Bolaño

Vive.
O trabaja.
Pero no huevées.

Bolaño, R.

13 oct. 2010

Només una plaça d'anglès

Dels 55 instituts de secundària que hi ha al Baix Llobregat, només s'ha de cobrir la baixa d'un professor d'anglès del Bruguers de Gavà. Quina bona salut que té la comunitat docent del Baix Llobregat...

12 oct. 2010

Ordenant les idees

Porto un temps notant com estic mantenint un desordre mental que em condueix cap a la pèrdua del temps o almenys una no optimització del mateix. Tinc moltes coses al cap, moltes coses que fer, i totes són petites i prescindibles a curt espai de temps encara que necessàries a la llarga. I les vaig deixant de banda. I les vaig fent sense ordre ni sentit. I segueixen aquí i allà. Desordenades.

Quan em torni a llevar, ho apuntaré en un full i aniré endreçant aquestes petites coses, resolent cada una d'elles, el·liminant-les d'aquest 'check list' mental que no em condueix enlloc.

L'ordre és necessari i quan tens molts projectes pendents, indispensable per no perdre't entre vaguetats. Mirar sempre els projectes i visualitzar el final d'aquest tunel, que encara que es vegi negre, no ens hem de perdre en el desordre autèntic.

21 sept. 2010

Tres sons sonen dins de mi

Tres sons sonen al voltant meu. Quan nedo el colpeig de l’aigua envaeix les meves oïdes ofegant qualsevol altre so. Si més no, s’alterna la sordesa amb un breu soroll d’ambient difícil d’apreciar. Avanço dins el medi, agafant-me a un fil inexistent que m’ajuda a avançar braçada rera braçada cap endavant, inspirant de l’aire, espirant a l’aigua, formant bombolles encegadores que es barregen amb els peus del meu predecessor. Un braç i l’altre m’arrosseguen a la costa. De nou a terra ferma.

Allà mateix, m’alço de l’aigua i pujo sobre el cavall metàl·lic, amb rodes i tracció humana. Un cop allà, tornen sons diferents, més apagats, que deixen sentir d’altres més: com l’aire lluita contra mi, com l’asfalt intenta agafar-me, com els components llisquen entre ells per fer la feina més fàcil. O difícil. I el meu cos, que esbufega a ritme de pedal, que s’ofega quan repunta cap el cel, que descansa quan va cap avall. La llum, l’aire, les olors. I els colors que adornen el camí m’ofereixen el delit de l’essència ciclista. La sensació de llibertat que m’inunda i m’arrossega cap al plaer més extenuant.

Tot fet toca baixar-se, vestir les sabatilles i acabar el darrer tram del camí. A peu aquest cop. Soroll intermitent que colpeja un cop i altre sobre el terra, sentint els sons aliens a mi, mentre procuro ensordir mitjaçant la respiració agònica del córrer a peu. Extenuació. Suor. Agonia. Desesperació. No val deturar-se ara, que l’arribada ja és a la vista. Se’ns el cor a la gola, l’aire que et manca i dolor per tot arreu, però no val a badar. Ja estem arribant i l’agonia desapareix en ella mateixa. Un pèl més i ja hi som, ens diem tots. I és cert. Quan abans arribis, abans somiaràs en la següent. Per què mai és tant dolent com per no voler estar-s’hi un cop més.

18 sept. 2010

El mirall de la vida


Porto un temps negatiu. Em sento que els somriures me'ls arrenquen. No soc així. Soc una persona afable. Con 'don de gentes' que dirien els castellans. Però porto un temps on diferents problemes m'ofeguen i fan que oferir un somriure es faci un acte difícil. He comprovat que la sol·litut no em prova bé. Jo, un fill únic convençut, dient que la sol·litud no és per mi.

Però aquesta sol·litut, aquest moments de reflexió en els que estic inmers m'estant fent arribar a una clara conclussió. No hi ha res que porti a millor solució que l'actitut que oferim nosaltres mateixos enfront moments com els que estic passant. No val la pena maltractar-se. Els problemes es solucionen amb el temps, i el temps passa més ràpid amb una actitud possitiva. L'actitud que he d'oferir als altres i que serà la mateixa actitud que rebré dels demés.

Passem pàgina. És qüestió que passi el temps amb una actitud òptima i arribarem tots plegats a moments de plenitud que ara no podem trobar.

La vida és un mirall on es reflexa tot allò que li oferim a la vida. Si ens mostrem tristos, rebrem llàstima; en canvi, si fem el cor fort i mostrem alegria, això mateix ens serà retornat. Què fàcil, oi? Doncs aplique-m'ho !!!

13 sept. 2010

Pou de formigó

Veig que et sento
al fons del pou de formigó
que t’envolta amagant-te
furagitant el nostre amor.
Un pou de formigó
fosc per tot arreu
amb una única sortida
per on fugir.

Una sortida encara llunyana,
desagradable de creuar.
Peus clavats al formigó,
volent volar i veure clar,
des d'allà dalt
on el camí serà encara tèrbol,
però per on caminarem junts tots tres,
buscant el camí de l’esperança

Pensem que l’esperança no hi és aquí,
ni al pou, ni al més enllà.
L’esperança la portem nosaltres,
a les butxaques, i a les mans,
al cor, i a l’ànima.
L’esperança la tenim tots tres.
Només l’hem de saber veure.

Surt d’aquest pou
i creua la llum que t'il·lumina.
Surt per allà on es trenca el formigó.
¡No ho pensis! No hi ha altre sortida
per poder mirar dins les butxaques,
i obrir les mans, i el cor, i l’ànima,
I veure com a l’interior trobarem tots tres
la nostra única esperança.

10 sept. 2010

Cangrejos mexicanos

Ayer vi a un buen amigo mío que se encontraba donde rompían las olas y me dirigí hacia él. A sus pies, tenía dos cubos y uno de ellos estaba descubierto y lleno de cangrejos. Tras saludarlo, le pregunté por el contenido del otro cubo:

- Llevo cangrejos chinos -me dijo levantando la tapa y me los mostró sutilmente.

- ¿Y cómo es que a unos los tapas y a los otros no?

Me miró y me lanzó una sonrisa repleta de socarronería.

- Pues es que estos son mexicanos.

Mi cara de estrañeza le dejó claro que seguía sin entender el porqué unos estaban tapados y los otros no.

- Mira, los cangrejos chinos tratan de subir por el cubo y entre ellos se ayudan para ir subiendo hasta su borde, en cambio los mexicanos, tambien intentan escalar para lograr su libertad pero a la que ven que un compañero está a punto de lograrlo, ellos mismos lo 'jalan' (son mexicanos) de las patas para que no lo consiga.

-----

Esto forma parte de un chiste muy común en México pero que despues de estar conviviendo dos meses allí, he podido conocer varias personas que actúan como cangrejos mexicanos.

4 sept. 2010

Aquí o allá

Recien aterrizado de México habiendo dejado allá algo de mí. Mucho de mí, si no todo. Mi esposa e hijo se hallan en otro continente a miles de kilómetros de distancia y yo aquí, con la única esperanza de lograr un trabajo al que le doy un mes para que aparezca.

Dos años llevo ya como sustituto para el Departamento de Educación de la Generalitat con la esperanza que nos otorguen las plazas de aquellos que causan bajas temporales. Un trabajo más que irregular y que a pesar de lo que continuamente los medios y los políticos anuncian que se han matriculado un 2,2% más de alumnos, parece ser que ello no repercute en el sector del que me estoy cansando de formar parte.

El problema de toda esta irregularidad se haya en que confiaba ir trabajando y en periodos no lectivos ir consumiendo las ayudas que el Gobierno nos ofrece a modo de subsidios de desempleo, aunque curiosamente en mi caso, es el mismo Gobierno el que me invita a consumirlo día tras día muy a mi pesar.

El año pasado la cosa se inició lentamente y no logré una primera sustitución hasta el mes de marzo. Ahora, aún estoy analizando si vamos por el mismo camino o no, aunque no voy a esperar tanto tiempo esta vez.

Con mi familia en México, y con mi inseguridad aquí, creo que no voy a deshacer demasiado la maleta porque creo que se está acercando el momento de liarme la manta a la cabeza y buscar una nueva oportunidad en aquellas tierras donde parece que aquí atemos a los perros con longanizas. Nada más lejano de la realidad. Quizás acabemos siendo nosotros los que emigremos a nuevas tierras de oportunidades.

En el peor de los casos, estaremos como aquí, pero porfín los tres juntos.

11 jun. 2010

Daltonismo

Hay momentos en que veo la página en blanco más negra que nunca. ¿Seré daltónico?

14 abr. 2010

Presentación 'Luz de Luciérnagas'


El pasado lunes, Edson Lechuga presentó lo que es su primera novela 'Luz de luciérnagas' en la librería La Central de Barcelona. La presentación corrió a cargo de la escritora Lolita Bosch secundada por Pablo Raphael y por el propio autor.


Conociendo a Edson y por las pocas páginas que he podido leer, la prosa que nos regala es exquisita y seguro que será una obra que no dejará indiferente a nadie. Si alguien quiere leer algo de él, le recomiendo su blog: http://yonosoyedsonlechuga.blogspot.com

3 abr. 2010

Casi todo es superfluo

Recuerdo cuando el tiempo valía oro, cuando los sueños forjaban nuestros cuerpos, cuando otras tierras nos miraban, cuando encumbrábamos nuestra alma. Recuerdo que siempre dibujábamos promesas en el aire, cuántas veces hablábamos de futuro como si el ayer buscase al mañana, como si la noche construyera el siguiente día.

Ahora lo veo claro a través de mis lentes. Ahora veo cómo el recuerdo se ha hecho ya vivencia.

Sólo ahora soy capaz de ver, de sentir que todo con lo que he soñado y deseado, todos mis recuerdos han sido superfluos. Todo ha sido un escenario banal en el que he construido una hermosa vida donde mi sueño ha sido mi realidad. Una realidad no gratuita, todo ha tenido su esfuerzo aunque éste jamás sea superfluo.

Todo en la vida es superfluo excepto el esfuerzo para lograrlo.

Bueno, todo realmente no. Todo menos esa limpia sonrisa desdentada con la que bañas a tus padres de vez en cuando. Todo menos esos lloros con los que te presentas, con los que nos pides, exigiéndonos sin demora. Todo menos esos sonidos guturales de los que ansiamos oír pronto un mamá o un papá. Todo menos esos pañales sucios transformando tu hedor, en el olor más maravilloso del mundo.

Tan sólo ESO no es superfluo.

Nada de ti es superfluo, mi niño. Sólo tú nos resultas imprescindible, pequeñín.

1 abr. 2010

No es superflua la sonrisa de un bebé

Me siento incapacitado para escribir.

Para ello debería renunciar a muchas cosas: família, trabajo, mínimo descanso, etc. y no puede ser. Lo veo imposible. Nunca pensé que un bebé llegara a absorver tanto tiempo. Pero lo amo con locura.

Vale la pena este tiempo de silencio. Sobre todo cuando veo cómo su sonrisa me ilumina la cara. Sólo entonces veo que cualquier otra cosa es superflua.

12 mar. 2010

Educación y clase política

Hay un dicho bien claramente comprensible que dice que 'se cree el ladrón que todos son de su condición'. Pues bien, ¿a qué viene esto? Pues claramente a las últimas ideas de nuestro Gran Conseller d'Educació Ernest Maragall, el cual ha contratado a una macroempresa de nueva creación, la responsabilidad de evaluar tanto al centro como al profesorado en sí. Una empresa que según oí esta mañana en los medios radiofónicos, estaban acabando de constituir sus estatutos.

Mucho tiempo lleva sonando el hecho que se va a seguir (y parece que perseguir) al profesorado para ver cuál es su rendimiento, profesionalidad, y no sé cuántas cosas más nos van a buscar. Y ahora sale a la luz pública que dicho examen lo va a hacer una empresa de nueva creación. ¿Quién está detrás de todo ello? ¿No será que está detrás de todo ello para crearse un chanchullo más cuando este Glorioso Tripartito, salte y lleguen los siguientes?

Bueno, el caso que me siento indignado por todas las cosas que veo como profesor sustituto al cual no han llamado en ninguna ocasión este año a pesar de llevar dos años ya en la bolsa de sustituciones y el cual no tendrá más remedio que irse a buscar las habichuelos a la docencia pública debido a la ineptitud de esta clase política que nos tienen hasta los mismísimos.

Un Francesc Baltasar (Medi Ambient i Habitatge) del que no tengo palabras para describir la eficacia en abordar una crisis de agua y vete tú como se ha salido bien parado (a esto lo llamo yo tener suerte), un inútil Saura que no sale de una para meterse en otra, un fürercito -como le llamaría el venezolano- Maragall que trata de destrozar a base de decretazos la educación en Cataluña. Y todo encabezado y permitido por el mudito Montilla, que aguanta ahí los embites del toro salvaje tratando de no caer antes de tiempo.

¡Qué pena me dan todos estos personajes!

El caso es que mientras estén los que están, la Educación seguirá siendo tan patética como venía siendo años atrás, y terminarán por encarar el barco hacia un punto donde costará años y años sacarlo de ahí, claro está, siempre que alguno de esta clase política se lo tome en serio lo de servir al país que les vota (que tambien aquí entraríamos en otra seria cuestión).

En vista de como anda el patio, y saltándome mi ateísmo convencido: 'qué Dios nos pille confesaos'.

8 mar. 2010

Nieva en Gavà

El frío ha regresado para envolvernos de nuevo en gruesas mantas, sobretodo al pequeño Pol, que aunque poco sea consciente de ello, parece sentir 'algo' extraño en el ambiente. Un ambiente que hoy se ha tornado en un gris embelleciéndose a través de unos gruesos copos de nieve que poco a poco han ido formando una fría alfombra blanca en el suelo. Una alfombra que ha enloquecido a conductores y gente de a pie y que nos ha dado una tarde semblante a una Navidad atemporal.

Mientras Bruma casi se quemaba los bigotes frente a la estufa, Pol disfrutaba de los brazos de su madre, padre y abuela. ¡Afortunado pequeñín! Todos pendientes de él, de sus lloros y caprichos. Qué bonito es poder dar todo el amor de que se dispone a estas personitas en días donde el exterior se disfruta más desde la traslúcida ventana.

3 mar. 2010

Manual para aspirantes a generación Ni-ni ::: III

exige más dinero [con la semanada no te llega para nada]. reclama un coche, o moto, o ciclomotor [aunque no tengas carnet]. pon un toro o un burro en él/ella. apúntate a un gimnasio. ponte una camiseta blanca de algodón y de tirantes para ir. no lleves toalla si te lo exigen [tú nunca sudas]. sigue sin ir a la escuela. si te ven por ahí, el profesor no ha venido. organiza un botellón todo fin de semana. aprovecha para echarte algún canutillo. pero no compres tabaco.

28 feb. 2010

Manual para aspirantes a generación Ni-ni ::: II

el lunes recupérate del fin de semana. cómprate una gorra. coloca la visera de lado. siempre que salgas, lleva el móvil con música máquina. nunca aceptes un curro [siempre te explotarán]. cuélate en el tren. pon los pies sobre los bancos. cuélate en el metro. pon los pies en los bancos. visita a menudo McDonald’s. deja los cartones y papeles en la plaza [a poder ser a pie de una papelera]. los pantalones, bajo las nalgas. las nalgas, bajo unos Calvin Klein blancos. sigue gorreando el tabaco.

25 feb. 2010

Manual para aspirantes a generación Ni-ni ::: I

no te matricules en ningún centro de estudio [y si lo estás ni se te ocurra pasarte por él]. no busques trabajo. niégate si te lo ofrecen o déjalo, si lo tienes. haz caso omiso ante lo que te digan. hazte fuerte en casa de tus padres. sigue pidiendo la semanada. busca una plaza, con banco y/o columpios. reúnete ahí con los colegas. busca quién te facilitará el hachís. no te levantes antes de las once. si te preguntan, di que hoy no hay clase. gorrea el tabaco que fumas.

18 feb. 2010

Náufragos del siglo XXI

Introduje mi mano en el interior del bolsillo del pantalón recién comprado. Mis dedos se toparon con algo extraño: era un papel cuidadosamente doblado. Lo desdoblé con tanta curiosidad como cuidado. Estaba escrito en inglés y con tinta azul:

- S.O.S. Somos unos trabajadores secuestrados –traduje-. ¡Ayúdenos!

Con la sorpresa pertinente, di la vuelta al pantalón y leí su etiqueta con el lema ‘Hecho en China’. Acababa de descubrir los nuevos náufragos del siglo XXI.

15 feb. 2010

Noches de insomnio


Noches de insomnio
retornan al nuevo día,
contemplando al recién nacido
llorar tras suspiros,
jadeos y maullidos.

Noches deambulantes
junto a días somnolientos,
quebando el tiempo
a su voluntad
más arbitraria.

Donde la nana
se hace con el ambiente
embriagándonos a todos
en estados de vigilia.
Vigilia catatónica.

Noches de demanda,
según voluntad como dicen algunos,
de capricho consentido
como creo,
siguiendo una moda banal.

Mientras tanto,
el niño sodomiza a su entorno,
haciendo de la noche
su caballo de tortura.
Su arma de desgaste.

Ya llegarán, espero,
momentos de libertad
donde el reloj adquirirá sentido,
donde la realidad se hará rutina,
y donde la noche, por fin,
dejará de ser incierta.

12 feb. 2010

Mentiras

Cuentos, sueños y excusas
viven en boca del embustero.
Armas de la mentira
y herramienta de embaucador,
que libres suenan en el aire
mientras quiebran esperanzas.
Mientras entierran lealtades.
Y, solas,
lloran antañas confianzas.

9 feb. 2010

Día tras día


Suena el despertador y enfermízamente salto de la cama día tras día hacia el buzón, pero no hallo nada en él que no sean las tan deseadas facturas y la ilegida propaganda publicitaria. Todo menos el ansioso papel amarillo de correos con la notificación que han llegado ya los libros demandados.

Me siento como aquel olvidado general de García Márquez, aunque sin pollo, pero que tampoco alcanzo a recibir lo prometido. Espero que mi espera no se demore tanto como la suya.

6 feb. 2010

El sonido del miedo ::: 3

Recuerdo la última carta que mi padre envió a mi madre desde el frente hacía ya un año. Le informaba que su destacamento estaba siendo literalmente machacado por un enemigo muy superior, más en material que en hombres, y del cual era realmente consciente que nada más podían hacer contra aquel ejército nacional que con la ayuda de bombarderos alemanes desmoronaban tanto ciudades como ciudadanos, sin discernir cuál era su papel en aquella fraticida batalla. El destacamento republicano del cual formaba parte, conocía ya que únicamente intentaban poner algún tipo de impedimento. Que el valle del Ebro iba a ser su fin como el mío lo iba a ser esta celda. Sabían que estaban destinados a una derrota segura. Allí todos se sabían cadáveres –mi padre así se lo hacía saber a mi madre en la misiva-. Sólo era cuestión de tiempo en que el ejército republicano debería claudicar o morir en la batalla. Mi madre me leyó aquella carta, con sus ojos rojos bañados en un río de lágrimas. El nos anunciaba entre líneas que jamás lo volveríamos a ver. Ni vivo ni muerto. Y ambos lo supimos desde el mismo momento que leíamos aquellas palabras escritas de su puño y letra. A partir de entonces, creo que más con el corazón que con la cabeza decidí que debía ser yo ahora quien debía ir al frente. A luchar contra el monstruo fascista. A vengar la muerte de mi padre. Por el amor que tenía a mi padre. Siempre hay cosas que se hacen porque el corazón así te lo dicta. Siempre he creído importante actuar según los designios del corazón, dejando al margen lo que una mente racional te aconseja. Cuánta y cuánta gente está muriendo por un país y por unos ideales, únicamente porque su corazón se lo indica. Y yo, mañana mismo, voy a ser otro más en una lista infinita. Tanto por un bando, como por otro. Formando parte de unos figurantes imprescindibles para representar una tragicomedia indecente, mediante la cual se iba a tratar de transformar un dantesco escenario por otro mucho más idealista, para unos hijos ya huérfanos, a quienes el guión les ha dado la oportunidad de tenerlos, incluso para los privilegiados que los pudieron ver crecer. A tantos muchos como yo, que ni tan sólo pudimos verlos nacidos.

La carta de mi padre funcionó como el resorte que me hizo decidir que iba a ser yo quien iría al frente a sustituirlo en la inmundicia de las trincheras. En la lucha por una ideología ininteligible y por la que no entiendo cómo puede llegar a dividir tanto a un mismo pueblo hasta alcanzar la tesitura de matarse por algo, que sólo presuntamente, se dice mejor. Y seguramente lo será para sólo unos pocos.

Mi ignorancia y mi corazón me lanzaron a un incomprensible frente. Y los otros harán que no regrese jamás. Y mi madre volverá a recibir otra última carta. Y la leerá, esta vez en la soledad de un frío hogar. Un olvidado hogar. Bajo los recuerdos que fuimos capaces de regalarle tanto mi padre como yo. Y múltiples recuerdos que seguro le volverán a venir a la memoria. Y ríos de lágrimas que volverán a brotar de aquellos grandes ojos verdes, teñidos nuevamente al rojo, entre la sombra de un insomnio mal curado y un dolor exacerbado.

Seguía con aquel cruel sonido manchando mi mente y del que ya jamás seré capaz de huir.

Para aquel entonces, yo habré cambiado el sobrecogedor sonido de la puerta metálica cerrándose tras de mí, por el estruendo frontal de las armas del pelotón de fusilamiento de los verdugos, y del que ya jamás seré capaz de huir.

4 feb. 2010

Dolores compartidos

Trato de abrazarte mientras tus llantos atenazan mis entrañas. Unos llantos que te exprimen, unos llantos que sodomizan a tus padres. Qué difícil es sentirse buen padre cuando oyes a tu bebé llorar, cuando te sientes impotente para calmarle ese invisible dolor. Un dolor que para nada se diluye en él sino que te traspasa el alma mediante su punzante angustia.

Y no sabes hasta cuándo se harán presentes esos malditos cólicos. Marcan tres meses y sólo una solución inoperante que te arrastra a pensar si la fecha también será falsa. Sólo queda esperar que bien sea cierta, que bien se adelante.

Mientras tanto, lo único que nos queda es llorar contigo, Pol, deseando traspasarnos tu dolor a nuestro más magullado rostro.

3 feb. 2010

El sonido del miedo ::: 2

Mis ojos comenzaban a acostumbrarse a la penumbra de aquella fría celda mientras sus intimidades se aparecían frente a mí. Aparte de la ventana, extremadamente elevada para impedir que nadie pudiese asomarse en ella durante más tiempo del que aguantasen sus brazos anclados en los gruesos barrotes oxidados, y un camastro totalmente desmadejado, comenzó a aparecer la imagen de una letrina en la otra esquina de la habitación. De allí provenían los fuertes olores de orines y heces que invadían aquel pasillo. En medio de la celda, comenzó a surgir una robusta biga de hierro que parecía colocada ahí, caprichosa, con la única función de ayudar a los presos a lograr la baja voluntaria de aquella putrefacta pensión.

Sobre aquellas paredes, más sucias que la tez de un carbonero, lograban discernirse los diferentes nombres de algunos de los presos que por allí habían pasado en los últimos meses, o quizás los años en los que llevábamos de lucha, algunas rubricadas con las fechas del momento en que fueron plasmadas, a modo de epitafio. Me acerqué a la pared para leer aquello que se encontraba escrito en ella. Era un abominable “Arriba Franco, caudillo de España” y que nadie había osado tachar, como si este alojamiento hiciese perder cualquier ideología o convicción por lo que había luchado a quien se hospeda. Como si todo por lo que hubiera sufrido y por lo que fuese a morir frente al batallón careciese de cualquier importancia. Nada importa ya cuando alguien alcanza habitar una de esas celdas.

Me estiré sobre el viejo camastro. Un monstruoso animal rugiendo parecía engullirme en lo más profundo de sus fauces, el nuevo ruido se sobrepuso al terrible golpe del portón, el cual seguía manteniéndose presente en el trasfondo de mi cerebro. El chirrido de muelles fue difuminándose también y poco a poco fui capaz de tener algunos recuerdos de otras cosas significativas, que durante aquel año en el frente, me habían sucedido y que como consecuencia de ellas, que han sido las responsables de hacerme madurar como persona. ¡Qué situación tan triste la mía! Ahora, que creo que puedo declararme una persona madura a costa de todo lo que un muchacho de diecinueve años como yo ha vivido, y a la que la experiencia de una guerra por unos extraños ideales, y de los cuales todavía no comprendo claramente, y que creo que jamás alcanzaré a comprender por muchos años que pueda subsistir. A pesar de las vivencias que te ofrece un cruel frente militar; ahora, justamente ahora, llego al fin de mi existencia. Una existencia corta. Una existencia intensa.

Sobre el camastro, me ha vuelto a mi mente el momento en el que decidí alistarme con las milicias republicanas para luchar contra un ejército sublevado desde África, como si nuestra capacidad humana pudiera ser superior a la capacidad bélica de los militares dirigidos por el general Franco. Nuestra participación en ella estuvo desahuciada desde un principio y el grado de sufrimiento venía determinado por el tiempo que hacía que las personas nos hallábamos en el frente, como ante todo a las familias, tanto el bando republicano como en el nacional. Mientras dure la lucha, no lograremos escapar del sufrimiento en el que nos hallamos inmersos desde hace casi tres años.

¿Y porqué no la V.O.?

Pues yo no estoy de acuerdo con el doblaje al catalán de la mitad de películas que se proyectan en los cines. Esta es una nueva cacicada de un gobierno que parece que quiera salir del gobierno habiendo dejado una herencia sin plantearse si esta sería buena o no.

Pienso que el catalán deberá fomentarse desde la base (veo bien la docencia en catalán, el aumento de horas lectivas de esta lengua, incluso imponiendose al castellano), pero esto del cine creo que no es nadar en buena dirección.

Yo soy más de la opción de la subtitulación de los filmes (en catalán o en castellano) y dejarlas en la versión original, sean del idioma que sea. Nunca me han gustado las películas ni en castellano (evidentemente menos en catalán), pero jamás he tenido la opción de verlas en su idioma original (a menos que no me desplace expresamente a ciertos cines de Barcelona).

Y me pregunto, ¿ahora lo harán con los libros que se venden en las librerías? Mejor no dar ideas...

1 feb. 2010

J. D. Salinger

Esta semana ha fallecido a los 91 años Jerome David Salinger (“El vigilante entre el centeno”). Tras la fama obtenida por esta obra, se convirtió en un eremita y siguió escribiendo -según dijo- para sí mismo.

Ahora, veremos si sus hijos deciden publicar aquello que Salinger prefirió silenciar. Seguro que más de uno tendremos curiosidad por alguno de estos libros “casi prohibidos”.

Descanse en Paz.


31 ene. 2010

El sonido del miedo ::: 1

El sonido hueco y sobrecogedor de aquella puerta metálica al cerrarse me acompañó por completo la que sabía, iba a ser mi última noche con vida. Mi último día, acababa de concluir. Yo, lo habré hecho mañana. Cuando el sol vuelva a renacer tras el horizonte, sólo quedará de mí el recuerdo; sólo quedará de mí aquello que intenté ser pero no me dejaron. Las personas nos hacemos con el paso del tiempo, y a mí los nacionales me han prohibido que siga siendo, que quede olvidado como un casi adolescente más, alistado en un incomprensible frente, al lado del bando republicano por cuestiones de azar más que por cualquier ideología. Una ideología incomprendida para el joven que soy y de la que era imposible que la pudiera entender por ningún tipo de conocimiento.

La celda se hallaba sumida en una tétrica penumbra, bajo la escuálida luz que facilitaba una lámpara de carburo seco, que unida al foco frontal a la que mis pupilas se habían enfrentado durante horas en los diferentes interrogatorios a los que había sido sometido durante la jornada, hacía que me encontrara inmerso en una casi total ceguera. Lo único capaz de distinguir, aparte de la silueta de la luz, era el pequeño hueco de una ventana y un gran bulto cuadrado arrinconado en la pared que supuse que sería el camastro de la celda. Mis pies se habían quedado clavados en el mismo punto en que entraron en contacto con la humedad de aquella celda. Miro a un lado. Miro al otro. Trato de discernir qué era lo que me rodeaba, dilema que en sólo algunos minutos resolvería.

El portazo me erizó los finos vellos de mis brazos. Mi estómago se hallaba revuelto, apretando como queriendo salirse de mí, mientras el eco eléctrico y metálico de la puerta continuaba resonando en mi interior, anulando cualquier otro pensamiento. Un sudor frío recorría mi frente. La musculatura de mi columna me exprimía provocándome contracciones en la parte alta de mi espalda. Podría decir que el golpe de aquella puerta representaba el sonido del miedo. Siempre había pensado que el miedo únicamente podía sentirse. Nunca me hubiera creído capaz de poderlo oír. Constaté que el miedo podría tener un sonido. Seguramente no el único, pero sí uno de ellos. Una puerta, gruesa, vieja, metálica, cerrada bruscamente tras de uno, enclaustrándote irremisiblemente entre unos pasillos casi oscuros, sin aire, un hedor de orín que te invadía las fosas nasales, una humedad que con el tiempo te calaba hasta los huesos, tornándose al rato en frío casi lascivo; unos pasillos como fauces, de los que sabes que serán los últimos que atravesarás antes de afrontar los cañones de un pelotón de fusilamiento. Tras ese ruido, poca vida más cabía en mi interior. Y el ser consciente de ello, te provoca que un nudo en la garganta te vaya constriñendo poco a poco como si unas manos te lo apretaran irremisiblemente. Mi historia estaba llegando a su fin. Poca esperanza cabía en mí, era un vivir por vivir. Era un vivir para morir. Al igual que todos los que allí estuvieron antes que yo y que supieron que su camino terminaba en ese lugar: o frente al pelotón fascista o dibujándose su propio final voluntario.

28 ene. 2010

Premios Constantí 2009: finalista


La Biblioteca Municipal de Constantí ha acogido este domingo el acto de entrega de los octavos Premis Literaris de este municipio. El recinto se ha llenado de personas interesadas en conocer a los ganadores y de gran parte de los participantes de esta edición. Han sido 302 trabajos de todo el estado español (Salamanca, Cádiz, Madrid, La Coruña, Valencia, …), así como evidentemente de otros puntos de Catalunya (Barcelona, Girona, Sabadell, Santa Coloma de Gramenet) y como no, Gavà (aunque en el texto aparezca como Barcelona). También han participado de diferentes países como Cuba, Brasil, Argentina o Inglaterra…). Todo esto aún me colma de mayor ilusión haber tenido el honor de formar parte de los finalistas del premio de esta edición. Ha sido una lástima no haber podido asistir al evento.

En las próximas entradas os adjuntaré el texto que presenté denominado ‘El sonido del silencio’ y con el cual fuí declarado finalista.

Vuelvo a comenzar...

Comienza la versión 2.0 del Miradas