8 mar. 2010

Nieva en Gavà

El frío ha regresado para envolvernos de nuevo en gruesas mantas, sobretodo al pequeño Pol, que aunque poco sea consciente de ello, parece sentir 'algo' extraño en el ambiente. Un ambiente que hoy se ha tornado en un gris embelleciéndose a través de unos gruesos copos de nieve que poco a poco han ido formando una fría alfombra blanca en el suelo. Una alfombra que ha enloquecido a conductores y gente de a pie y que nos ha dado una tarde semblante a una Navidad atemporal.

Mientras Bruma casi se quemaba los bigotes frente a la estufa, Pol disfrutaba de los brazos de su madre, padre y abuela. ¡Afortunado pequeñín! Todos pendientes de él, de sus lloros y caprichos. Qué bonito es poder dar todo el amor de que se dispone a estas personitas en días donde el exterior se disfruta más desde la traslúcida ventana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario